El ahorrador español cada vez valora más la figura del Asesor Financiero

Muchas veces, cuando hablamos de ahorrar para la jubilación, hay quienes piensan que con destinar la parte de sus ingresos que puedan ahorrar a una cuenta y no tocarlos, es suficiente. Sin embargo, como ya hemos dicho en muchas ocasiones, el dinero en cuenta corriente no es un método válido de ahorro, especialmente en momentos como el actual donde la inflación hace que el dinero pierda poder adquisitivo. Es decir, cuando los tipos de interés no logran superar a la inflación, el dinero es cuenta corriente nos hace un poco más pobres cada año que pasa. Es por ello que invertir ese dinero se convierte no solo en algo recomendable, si no en algo necesario.

Ahora bien, invertir no es sencillo, y esto es algo que todo el mundo sabe y que puede suponer un importante escollo a superar por aquellos ahorradores que siendo conscientes de que necesitan invertir para sacar rendimiento a sus ahorros, no saben cómo hacerlo. Es aquí, donde destaca o debería destacar más de lo que lo hace actualmente, la figura del Asesor Financiero, una figura que en países como Reino Unido, Alemania o Estados Unidos, es clave.

En España, todavía estamos en una fase en la que aún siendo conscientes de la tremenda necesidad que tenemos de ahorrar para la jubilación o para completar esta, aún no confiamos en la figura del Asesor Financiero para ayudarnos a invertir nuestros ahorros, a pesar de que cada vez tenemos más formación financiera o acceso a la misma.

Motivos para que se de esta casuística podemos encontrar varios, pero quizás el principal motivo es que los ahorradores españoles se han acostumbrado a recibir un asesoramiento por parte de sus entidades bancarias de todas la vida, un asesoramiento que en muchas ocasiones a pesar de ser gratuito podía salir muy caro, ya que en la mayoría de ocasiones, las personas que prestaban este tipo de asesoramiento, por un lado no tenían los conocimientos suficientes (muchos empleados de banca, pasaron de comercializar tarjetas, préstamos o hipotecas, a vender productos de inversión tan complejos como las Preferentes o los bonos convertibles) como para poder prestarlo (aunque se tratara del director de la oficina bancaria) y por otro lado no hacían un asesoramiento desinteresado, si no una labor comercial, vendiendo los productos de su Entidad. De todos es sabido que las Entidades bancarias suelen tener periodos de campañas comerciales en los que se establecen una serie de objetivos a cumplir por parte de sus empleados.

Y aquí es donde hay que recordar la cantidad de productos tóxicos que algunas Entidades vendieron a sus clientes, sin que en la mayoría de los casos, ya no el producto fuera conveniente para ellos, si no que era un producto que ni siquiera quienes lo ofrecían a sus clientes conocían realmente en profundidad.

Así pues, creemos que la mejor manera de que cualquier ahorrador pueda conseguir sus objetivos, es la de confiar el cuidado y evolución de sus inversiones a personas que realmente se dedican a las inversiones de manera profesional.

Un buen Asesor Financiero debería de tener en cuenta los objetivos de inversión, las necesidades de liquidez, el horizonte temporal… y en base a ello, elaborar una cartera de inversiones con productos que el cliente conozca o entienda a la perfección, y que puedan ayudarle a cumplir sus objetivos, sea cual sea la Entidad que comercialice los mismos. 

Sin embargo, es cierto que en los últimos años, y especialmente tras la entrada en vigor de la normativa MiFid II que impide que las entidades presten servicios de asesoramiento a aquellos clientes que no tengan firmado un contrato de asesoramiento con la Entidad, el número de ahorradores que han comenzado a solicitar los servicios de un Asesor Financiero no ha hecho más que crecer.

También a ello contribuye el hecho de que muchos clientes de grandes Entidades, se han quedado sin ningún tipo de asesoramiento, al no cumplir los requisitos de capital necesarios como para que a la Entidad le salga rentable asesorarle.

Pero no solo este ha sido el motivo. Como hemos comentado, el ahorrador español cada vez tiene a su alcance más información como para poder aumentar su formación financiera, lo que le puede ayudar a comprender el valor añadido que puede aportarle el trabajo de un Asesor Financiero que pueda velar realmente por sus intereses por encima de los de cualquier Entidad.

Situación técnica en el S&P500 (enero 2019)

Repasando niveles en el principal índice bursátil, el S&P500, vemos que tras haber marcado mínimos de los últimos meses en los 2.320 puntos, el mercado ha rebotado con cierta fuerza, y se ha vuelto a acercar a la primera zona de resistencia seria que tiene por delante, y que se situaría en los 2.600 puntos.

En nuestra opinión, mientras no veamos un cierre por encima de esos niveles, la credibilidad de este rebote estaría en entredicho. Sin embargo, un cierre por encima de 2.600 puntos, si que podría dar recorrido al mercado hasta los entornos de 2.800 puntos donde estaría la siguiente resistencia.

Por abajo, creemos que el soporte que hay que tener en cuenta en este momento estaría en los 2.530 puntos.

Por tanto, hay que estar bastante atentos a los movimientos del S&P500, ya que como se puede observar, el rango entre los soportes y las resistencias es muy estrecho, si tenemos en cuenta que la volatilidad del mercado sigue siendo elevada.

 

¿Qué podemos contratar en el mercado español? Mab, Latíbex, Renta Fija…

A la hora de contratar diferentes activos en el mercado español, creemos que es interesante que el inversor tenga claro qué es lo que puede comprar en cada una de las partes que componen el mercado español, que como sabrán está operado por Bolsas y Mercados Españoles (BME, empresa cotizada en el Ibex35)

Entre los principales componentes, podemos destacar:

Bolsas de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia

Son los principales centros de negociación bursátil. Hoy en día ya no es común la operativa física en estas bolsas, ya que la operativa hoy en día se realiza, casi en su totalidad de manera electrónica.

El principal mercado de valores, es la Bolsa de Madrid, cuyo índice de referencia es el Índice General de la Bolsa de Madrid. No obstante, de cara a lectores principiantes, destacaremos un índice principalmente:

Ibex35

Es el índice de referencia del mercado español. En el cotizan las 35 empresas de mayor capitalización del mercado bursátil. Estas 35 empresas, pueden ir variando, ya que dos veces al año, el Comité Asesor Técnico se reúne para decidir si hay modificaciones en la composición del índice. Para ello, tendrán en cuenta datos de capitalización media y de volumen de contratación de las diferentes empresas. Así pues, no es extraño que haya empresas que pasen del Ibex35 al mercado continuo, y viceversa.

El horario de contratación en el Ibex35, va desde las 9:00h a las 17:30h (más 5 minutos de subasta de cierre), de manera ininterrumpida.

Latibex

Es un mercado regulado por la Ley del Mercado de Valores, en el que cotizan en euros las principales empresas latinoamericanas. Utiliza como sistema de contratación la Plataforma electrónica de la Bolsa Española, al igual que cualquier acción que cotice en el mercado español.

Su horario es de 11:30h a 17:30h.

Su evolución a sido constante a lo largo del tiempo, pasando de los 6.000 millones de euros de capitalización en 1999, hasta los más de 425.000 millones de capitalización actualmente, casi un 40% de lo que supone la capitalización total del mercado español.

Entre los países que cuentan con presencia en el mercado Latibex a través de alguna de sus empresas, tenemos a Brasil, México, Argentina, Chile y Perú, siendo Brasil el país que cuenta con un mayor número de compañías cotizadas en euros.

MEFF

Es el Mercado Español de Futuros Financieros. Se trata de un mercado organizado, que está organizado, regulado y supervisado por la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores).

En este mercado, se pueden contratar tanto futuros como opciones, sobre índices o acciones.

AIAF

Es la Asociación de Intermediarios de Activos Financieros. Se trata de un mercado organizado de renta fija, conde se negocian activos de deuda de empresas, administraciones públicas o entidades financieras. No obstante, se trata de un mercado orientado principalmente a inversores institucionales. Para inversores particulares o minoristas, existe otro mercado de renta fija, conocido como SEND (Sistema Electrónico de Negociación de Deuda).

MAB

Se trata del mercado alternativo bursátil, y es un mercado organizado, que se diferencia del Mercado Continuo al contar con una regulación diferente y especialmente creada para las Sicav, las empresas de Capital Riesgo o las PYMES en expansión.

Conclusiones de este 2018: un año complicado.

A pocos días para que termine el año 2018, un año muy complicado de manejar, nos gustaría hacer una nota resumen de qué es lo que ha pasado y dónde ha habido los principales problemas.

Año históricamente complicado para la renta fija

Uno de los factores que este año ha condicionado el comportamiento de muchas carteras de inversión, ha sido que la renta fija, que como saben es uno de los activos conservadores por excelencia, no ha logrado generar rendimientos positivos. Es más, la gran mayoría de activos de renta fija en euros, ha tenido pérdidas en este año.

Como saben, las subidas de tipos de interés, afectan negativamente a los precios de los bonos, por lo que en un escenario de subida de tipos de interés, la renta fija tiende a sufrir, especialmente en vencimientos a largo plazo.

Mucha incertidumbre en las bolsas

Al mal comportamiento de la renta fija, se ha sumado un año de muchas incertidumbres, donde han destacado tres acontecimientos por encima del resto: la guerra comercial entre China y Estados Unidos (el más importante), los presupuestos italianos y el Brexit.

Además de estos factores, también ha habido problemas con las ventas que durante la parte final del año se han visto en el sector tecnológico, especialmente en las grandes compañías que habían subido fuertemente en años anteriores, como consecuencia de la subida de tipos de interés en Estados Unidos.

¿Cómo parece que empezará 2019?

De cara al próximo año, todo parece indicar que aunque hay una cierta relajación en estas incertidumbres, cualquier escenario sigue abierto.

Por un lado, la guerra comercial parece que está en una fase de acercamiento de posturas entre China y Estados Unidos, aunque hasta que no se llegue a un acuerdo en firme, cualquier noticia o rumor, hará que los mercados tengan volatilidad.

Por otro lado, los presupuestos italianos parecen enfocados en la buena dirección, con una predisposición favorable tanto de Bruselas como de Italia en llegar a un acuerdo.

Respecto a la resolución del Brexit, quizás es uno de los focos de tensión que más posibles resoluciones tiene, siendo el apoyo del Parlamento a May (cosa que vemos poco probable a día de hoy), el único escenario realmente bueno que vemos. Otros escenarios, darían volatilidad al mercado y más incertidumbres.

En cuanto a activos, seguimos viendo dificultades para que la renta fija vuelva a generar rentabilidades positivas y seguimos considerando que la volatilidad en los mercados ha llegado para quedarse.

Novedades en la guerra comercial: E.E.U.U. aplica un 10% a las exportaciones chinas.

Si ustedes son asiduos seguidores de los mercados financieros, sabrán que durante estos últimos meses el comportamiento de las principales bolsas mundiales ha estado marcado por el enfrentamiento comercial que inició Donald Trump contra China en un inicio, y que posteriormente ha ido extendiendo a través de declaraciones en su medio favorito (Twitter), contra la Unión Europea y Japón.

Esto ha provocado un fuerte incremento de las incertidumbres, lo que se ha traducido en una rebaja drástica del volumen de contratación en los mercados, y en un comportamiento errático de las bolsas, pero siempre con un cierto sesgo bajista, especialmente en las bolsas europeas y por supuestos en las bolsas de los mercados emergentes. Mucho más contenido ha sido el comportamiento de las bolsas norteamericanas, que han continuado con su buen comportamiento salvo las grandes empresas tecnológicas (recogidas en el Nasdaq) que sí han sufrido correcciones puntuales de cierto calado.

El miedo a que los aranceles de Trump puedan suponer un frenazo al crecimiento económico global, es algo que está muy presente en el mercado, por lo que cualquier noticia que se vaya conociendo sobre la evolución de la guerra comercial, es relevante.

Ayer, conocíamos que Trump, aplicará (desde este mes) aranceles de un 10% a el equivalente a 200.000 millones de dólares de exportaciones chinas. Este gravamen subirá al 25% en enero del próximo año, en el caso de que no se llegue a un acuerdo satisfactorio. El Presidente norteamericano, también avisaba de que en caso de que China tomara algún tipo de represalia, se incrementaría el montante total de productos exportados sobre los que aplicar aranceles.

Y aquí es quizás donde radica el principal aspecto de presión que está manejando Trump en esta guerra comercial. A fecha de hoy, las exportaciones chinas a Estados Unidos, son muy superiores a las exportaciones norteamericanas a China, por lo que el Gobierno del gigante asiático, no contaría con la misma «fuerza de negociación» que la administración de Trump.

De todas formas, lo que el consenso de mercado espera es que haya un acuerdo final que pueda «contentar» a ambos contendientes, y que frene esta situación que al fin y al cabo y si lo piensan con calma, no beneficia a ninguno de los dos países.

¿Por qué no suele ser aconsejable invertir durante el mes de agosto?

Si ustedes son aficionados a la bolsa, habrán escuchado en infinidad de ocasiones, la expresión: «sell in May and go away», que traducido al castellano viene a significar, «vende en Mayo y vete (del mercado se entiende).

Realmente, esta expresión tiene un apoyo empírico detrás y es que si uno tira de estadísticas, durante los últimos años (y hablamos de muchos años), los periodos que comprenden los meses de primavera y verano, suelen ser menos rentables que el resto de periodos del año. Lo cierto es que hay años que esta premisa se cumple a la perfección y años que no, pero uno de los factores que suele favorecer a que esta expresión se cumpla, son los meses de verano.

¿Por qué el verano es más peligroso?

En los meses de verano, especialmente en el mes de agosto, el volumen de contratación baja considerablemente con respecto al resto del año. Esto es así porque muchos operadores y gestores de fondos de inversión se cogen como es lógico, vacaciones.

El echo de que baje el volumen de contratación puede provocar que determinadas noticias, se «magnifiquen» en los mercados bursátiles. No es lo mismo que una acción presente malos resultados por ejemplo en un mes de gran actividad como pueda ser enero o diciembre, a que lo haga en el mes de agosto. De hecho, si se fijan en las presentaciones de resultados que se producen en el mes de agosto, podrán observar como los movimientos intradía que tienen las acciones que presentan resultados, suelen ser bastante superiores a la media.

Si lo piensan esto es bastante lógico, ya que si hay pocos participantes en el mercado, se puede producir con mayor facilidad que una orden de venta importante por ejemplo, logre atacar zonas de soporte o zonas de stop loss con mayor sencillez que en otro momento.

Lógicamente, este tipo de movimientos más agresivos durante el mes de agosto, se puede producir también al alza. Una buena noticia económica puede provocar que rápidamente se produzcan cierres de cortos u órdenes de compra masivas, que al no encontrar suficientes títulos en la contrapartida provoquen un fuerte movimiento de barrido al alza.

Efecto contagio

Que una acción que tenga cierta importancia dentro de un índice o sector, presente malos o buenos resultados durante el verano, y que esto provoque un fuerte movimiento al alza o a la baja de su cotización; puede hacer a su vez que otros valores del sector o incluso el índice tenga un movimiento similar, únicamente por un «efecto contagio». Si por ejemplo un valor como el Banco Santander presenta unos resultados brillantes y se pone a subir un 5%, será muy factible que el resto del sectorial bancario también tenga subidas de cierta magnitud.

Lógicamente, el «efecto contagio» se puede producir en cualquier momento del año, pero es en los meses de verano cuando la volatilidad que se puede generar ante cualquier noticia, puede hacer que el comportamiento de un índice o sector, derivado del «efecto contagio», sea más relevante.

 

El Eurostoxx sigue débil y bajista a corto plazo

Análisis técnico de corto plazo

Después de que el Eurostoxx perdiera la tendencia alcista de corto plazo (línea morada), tras el vencimiento de derivados de este mes de junio, la situación técnica se ha complicado, al menos por el momento.

La zona de soporte que el mercado tenía en los mínimos de mayo, y que pasaba por respetar los 3.382 puntos, ha sido perforada con relativa facilidad en el día de ayer, y en el ligero rebote de hoy, no se ha podido recuperar. Queda este nivel como zona de resistencia ahora.

Más abajo, podemos encontrar ciertas zonas objetivo para el mercado, en entornos del 3.240 y el 3.300. Marcaríamos estas zonas, por ser niveles en los que el mercado se dejó huecos importantes en apertura durante el mes de abril, cuando comenzó a subir con poco volumen y «a tirones».

Por el momento, los indicadores de fuerza todavía no han entrado en sobreventa en velas diarias, por lo que si continúa el miedo a la guerra comercial, podríamos ver un ataque a estas zonas de soporte en los próximos días.

El MACD por su parte continua bajista para el corto plazo.

¿Qué debería de ocurrir para que viéramos una mejoría en el aspecto técnico del Eurostoxx?

Por lo pronto, necesitaríamos superar en cierres la resistencia de los 3.382 puntos y recuperar cuanto antes el nivel psicológico de los 3.400 puntos. Aún así, el mercado seguiría estando en una fase de corrección, pero al menos podríamos ver algo de relajación en el mismo.

El miedo a la guerra comercial desata las ventas en los mercados.

Comenzamos la semana con caídas en las principales bolsas mundiales, causadas principalmente por la guerra comercial abierta por Trump.

Si uno mira los sectores más y menos castigados del mercado europeo, se puede hacer una rápida idea de por donde van los tiros. Los más castigados, los sectores relacionados con la exportación (automóviles principalmente), que ha sido uno de los sectores más directamente afectados por los aranceles impuestos a los vehículos y componentes procedentes de Europa y los materiales básicos.

Lógicamente, la preocupación del mercado respecto a la guerra comercial, es importante. Al fin y al cabo, lo que se está valorando es que esta situación tiene como consecuencia más previsible, una caída en el crecimiento y en la actividad económica mundial.

Tengan en cuenta, que los aranceles que está imponiendo Estados Unidos tanto a Europa como a China, así como las repuestas que está recibiendo Estados Unidos por parte de estos últimos, provocará una reducción de los beneficios de las empresas, algo que como es lógico no interesa a ninguna de las partes implicadas.

Por el momento, creemos que este tipo de situaciones hay que analizarlas con calma y no precipitarse en la toma de decisiones.

Como hemos comentado en artículos anteriores, el precipitarse a la hora de comprar o vender en una cartera, puede suponer un importante revés en la evolución de la misma.

 

Tanto BCE como FED cumplen con lo previsto, aunque con matices.

Tras una semana marcada por la FED y el BCE, y por el vencimiento de hoy viernes, las conclusiones que podemos sacar son las siguientes.

FED

La FED, ha subido tipos de interés, tal y como estaba previsto, en 0,25%. Nada que el mercado no esperara. Sin embargo, lo que si fue una sorpresa fueron las previsiones económicas, que quizás dejaron un mensaje de cierta preocupación en los inversores, al captarse menos euforia que otras veces.

Esto provocó que el mercado americano cerrara la sesión con cierta debilidad, una debilidad que hemos seguido manteniendo estos días, y que nos obliga a estar atentos, ya que el mercado americano está en zonas altas.

BCE

El BCE, dejó los tipos de interés sin variación, algo que contentó a las bolsas en el día de ayer, pero que no es una buena noticia para un sectorial bancario que hoy está sufriendo un duro castigo. También se prolongó el QE hasta diciembre, aunque se reduce la cuantía de compras de deuda a la mitad. Así pues una de cal y una de arena por parte del BCE.

También prudencia en las bolsas europeas, ya que si bien los datos económicos acompañan, el sectorial bancario tiene cierto peso en las bolsas, por lo que una debilidad manifiesta en el sector podría provocar correcciones puntuales en los mercados.

La FED y el BCE protagonistas de la semana

Entre hoy y mañana, todas las miradas de los inversores estarán puestas en las decisiones de la Fed (hoy) y el BCE (mañana) con respecto a la evolución de sus políticas monetarias.

En EEUU se espera subida de tipos

Con respecto al banco central norteamericano, como ya saben, ya hace tiempo que el famoso QE quedó atrás, y ahora lo más relevante es conocer cómo ven sus miembros la evolución económica del país, y sobretodo, como van a quedar los tipos de interés, que en este momento están en el 1,75% y que se espera que suban hasta el 2%.

En Europa se espera que no haya variación en los tipos

El BCE por su parte, va considerablemente por detrás en lo que a política monetaria se refiere. En el caso europeo, el QE sigue vigente, por lo que el mercado estará muy atento a la decisión sobre los tipos de interés de mañana. Actualmente, los intereses están al 0% y se espera que no haya variaciones, por lo que si hubiera una subida de tipos, tal y como han comentado algunas voces desde el BCE, podría haber sorpresa y por tanto movimiento en la bolsa.

En caso de que haya subida de tipos, habrá que estar atentos, ya que aunque el sectorial bancario lo recibiría con alegría, lo normal a corto plazo es que el mercado interprete que el final del QE va en serio, y por tanto se pudieran producir caídas en los mercados.

¿Quiere tener éxito en sus finanzas? Pinche aquí