Nunca se es demasiado joven para empezar a invertir

Parece claro, que existe una alta incertidumbre entre la población joven, de lo que podría pasar a futuro con las pensiones. Para evitarse sorpresas desagradables, hay quien se está anticipando y busca generar su propio ahorro futuro.

Hay diferentes alternativas para hacerlo, y lo más importante: no hay un importe mínimo que nos impida el acceso a configurar nuestro ahorro. Es más, cuanto antes comencemos a canalizar nuestro ahorro hacia la inversión, antes comenzaremos a hacer crecer nuestros ahorros y más cerca estarán nuestros objetivos de futuro.

Se puede comenzar a ahorrar con planes de pensiones, por ejemplo, que es quizás el método de ahorro para la jubilación más conocido, pero no el mejor en nuestra opinión, ya que salvo que contemos con unos ingresos anuales muy elevados, donde las ventajas fiscales de los planes de pensiones puedan ser interesantes (aunque lo cierto es que antes era más interesante la bonificación fiscal que ahora), para nosotros el vehículo de inversión por excelencia es el fondo de inversión. 

En fondos de inversión, se puede invertir de manera constante en el tiempo, sin necesidad, en la mayoría de los casos de aportar un gran capital. Bastaría con un pequeño ahorro mensual, destinado a la compra de fondos de inversión, para ir creando una cartera poco a poco. La clave está en ser metódico, y marcarse el objetivo de ahorrar todos los meses, e invertir ese ahorro.

Por otro lado, es muy importante buscar el fondo de inversión (o la cartera de fondos de inversión) apropiado para cada perfil inversor, ya que existen fondos adaptados a cualquier tipo de riesgo. Generalmente, para inversores jóvenes, se recomienda que adopten una postura más arriesgada durante los primeros años de la inversión, para tratar de obtener más rendimiento, pero como la tolerancia al riesgo es algo que solo cada persona puede medir, se puede adaptar la cartera al nivel de riesgo que se desee asumir, independientemente del horizonte temporal.

Así pues, seas más o menos joven, y tengas más o menos capital ahorrado y capacidad de ahorro, nada te impide comenzar a invertir.