¡Es posible llegar con éxito a la jubilación si se planifica con tiempo!

En nuestro artículo de hoy, queremos hacerles un par de preguntas que quizás no se han planteado:

¿Saben cual ha sido la tasa de inflación media en 2018?

¿Saben cual ha sido la rentabilidad media de los depósitos a un año en 2018?

Actualmente, el dinero en depósitos o cuenta corriente pierde poder adquisitivo.

 

Antes de responder a estas preguntas, nos gustaría hacer una observación que quizás les pueda parecer excesivamente dura, pero que es totalmente cierta. Desde un tiempo a esta parte, y probablemente durante bastante más tiempo, su dinero ha perdido y perderá valor, o lo que es lo mismo, sus ahorros en cuenta corriente han perdido poder adquisitivo mes tras mes.

La inflación media, es decir, lo que suben los precios, durante 2018, se ha situado en los entornos de un 2,20%; mientras que la rentabilidad media de los depósitos a un año, apenas renta una cuarta parte de la inflación.

Esta situación, es algo totalmente opuesto a lo que se necesita para ir generando un ahorro que nos ayude a afrontar la jubilación.

 

Es necesario invertir para sacar rendimiento a nuestro dinero.

 

De un tiempo a esta parte, hemos venido incidiendo en la necesidad de comenzar a plantearse cuando antes, la jubilación, y hemos profundizado en activos como los fondos de inversión o los planes de pensiones para ello. También hemos hecho referencia a los niveles de riesgo, así como a la importancia de la diversificación a la hora de configurar una buena cartera de ahorro a largo plazo. Hoy, queremos incidir, en la necesidad de generar rentabilidades por encima de la inflación para que esa jubilación futura pueda afrontarse de la mejor manera posible.

También es importante plantearse la inversión, como algo que debemos de planificar durante todo el año, no sólo en la parte final del año, donde las aportaciones a los planes de pensiones están a la orden del día, especialmente para tratar de aprovechar las ventajas fiscales de éstos, antes de que termine el ejercicio fiscal.

Ahorrar e invertir deben de ir de la mano.

 

Por último, también nos gustaría volver a matizar, que ahorrar e invertir, pueden ir perfectamente de la mano, y que ser inversor no implica necesariamente tener que asumir grandes riesgos. Cada inversor, puede decidir voluntariamente, el riesgo que está dispuesto a asumir, pero debe tener siempre en cuenta el binomio rentabilidad-riesgo, es decir, a mayor rentabilidad objetivo, mayor riesgo o volatilidad podrá tener nuestra inversión.

También es cierto, que el campo de las inversiones puede resultar complicado para la mayor parte de los ahorradores, por lo que es importante que para evitar que las limitaciones por tiempo o desconocimiento nos impidan invertir nuestros ahorros, contemos con la ayuda de los profesionales que se dedican a asesorarnos en materia financiera.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *