Entradas

Ratio Sharpe. ¿Qué es y cómo lo interpreto?

Como hemos comentado en anteriores artículos, a la hora de trabajar con un determinado activo, es importante conocer bien todas sus características, para poder sacar el máximo rendimiento a nuestras inversiones.

¿Qué es el Ratio Sharpe?

Dentro de los Fondos de Inversión, son muchos los parámetros que tenemos a nuestra disposición, pero debemos de centrarnos en analizar los más importantes, como por ejemplo la relación existente entre la rentabilidad del fondo y la volatilidad del mismo, algo que se conoce como Ratio Sharpe

Concretamente, se calcula dividiendo la rentabilidad en un periodo de tiempo (generalmente 1 año) del fondo, entre su volatilidad en el mismo periodo.

¿Cómo lo podemos interpretar?

Si el valor resultante es mayor que 1, eso implica que por cada unidad de riesgo asumido, el fondo proporciona más rentabilidad, por lo que es un dato muy bueno y pone en valor el trabajo del equipo gestor. Es decir, estaríamos ante un fondo que compensa el riesgo asumido.

Si el valor resultante es menor que 1, implicaría que por cada unidad de riesgo asumido, el fondo proporciona menos rentabilidad, por lo que no es un buen dato. Es decir, estaríamos ante un fondo que no compensa el riesgo asumido.

Ejemplo. Imaginemos dos fondos de la misma categoría. Uno ha tenido una rentabilidad de un 8% y ha asumido una volatilidad de un 10%; mientras que el otro fondo ha tenido una rentabilidad de un 6% y ha asumido una volatilidad de un 4%. ¿Qué fondo sería más interesante?

Ratio Sharpe del Fondo 1: 8%/10% = 0,8

Ratio Sharpe del Fondo 2: 6%/4% = 1,5

Aunque ha obtenido menos rentabilidad, el Fondo 2 es más interesante, ya que rentabiliza mucho mejor cada unidad de riesgo asumido. Es decir, por cada unidad de riesgo que el fondo 2 asume, se obtendría una unidad y media de rentabilidad.

Así pues, a la hora de buscar un fondo de inversión, es importante tener en cuenta el Ratio Sharpe del mismo, ya que cuanto mayor sea, sabemos que mejor rentabiliza el riesgo asumido. Sin embargo, aunque es importante, no consideramos que sea un factor determinante.

Al ser una relación entre la rentabilidad generalmente a un año, y la volatilidad en el mismo periodo, puede ocurrir que un fondo de inversión pueda ver su Sharpe distorsionado por un año donde la volatilidad sea extraordinariamente baja. Es por ello que debemos de analizar este parámetro junto a otros datos del fondo, para poder valorar si es un producto realmente adecuado a nuestros intereses.

La importancia del Alfa y la Beta de un fondo de inversión

Seleccionar un buen fondo de inversión, en ocasiones se convierte en una tarea ardua y difícil, ya que son varios los parámetros que hemos de mirar y comparar para saber si estamos tomando la decisión adecuada.

Hay dos conceptos especialmente importantes a la hora de invertir en fondos de inversión, el Alfa y la Beta del fondo.

¿Qué es el Alfa?

Este concepto mide la rentabilidad que el equipo gestor del fondo, es capaz de conseguir por encima del índice de referencia del fondo. Es decir, sería una manera de medir la aportación de los gestores al fondo de inversión, por lo que cuanto mayor sea el Alfa del fondo, mejores son los gestores y por tanto más atractivo es el fondo de inversión.

Lógicamente, en los fondos de gestión pasiva, el Alfa es cero, ya que su trabajo se limita al de replicar al índice de referencia. En los fondos de gestión activa sin embargo, la diferencia entre un fondo bueno y un fondo «del montón», la marca el Alfa, que como hemos comentado anteriormente, cuanto mayor sea, mejor.

¿Qué es la Beta?

Es una medida que relaciona el comportamiento del fondo, respecto a los movimientos del mercado. Es decir, cómo se mueve el fondo en relación a cómo se mueve el mercado. Veamos tres escenarios:

Una Beta de 1, significa que el fondo se mueve igual que el mercado, es decir, que cuando el mercado sube un 2% por ejemplo, el fondo también sube un 2% y viceversa.

Una Beta de -1, significa que el fondo se mueve de manera inversa al mercado, es decir, que cuando el mercado sube un 2% por ejemplo, el fondo caería un 2% y viceversa.

Una Beta de 0,5, significa que el fondo sube cuando sube el mercado, pero lo hace en menor medida y viceversa. Por ejemplo, ante una subida del 2% en el mercado, el fondo lo haría un 1%.

¿Quiere tener éxito en sus finanzas? Pinche aquí