¿Deberíamos ahorrar para la jubilación? Por supuesto.

Según la mayoría de encuestas, una de las principales preocupaciones de los españoles, es que va a pasar con su pensión una vez se jubilen.

¿Tendremos pensiones?, ¿Cómo serán estas?… son cuestiones que lógicamente la gente se está comenzando a hacer cada vez con más frecuencia, y no es para menos, ya que no hace falta saber demasiado de economía para darse cuenta de que cada vez hay más personas que entran dentro de la edad de jubilación, y sin embargo el número de cotizantes a la seguridad social no crece en la misma proporción.

También hemos observado, que está aumentando el numero de ahorradores que están comenzando a planificar su jubilación de un modo privado, buscando generar un ahorro a largo plazo que les permita tener un cierto colchón de ahorro una vez dejen de trabajar, un ahorro que podría ayudarles a complementar la pensión que les pueda quedar en un futuro; una iniciativa que nos parece absolutamente necesaria.

¿Cómo ahorrar a largo plazo?

Quizás la manera más comúnmente conocida para ahorrar a largo plazo, es mediante el uso de Planes de Pensiones, un instrumento que sin embargo no siempre es el método más apropiado para planificar la jubilación, como veremos a continuación.

Ventajas de los Planes de Pensiones

La principal ventaja de los planes de pensiones, es la posibilidad que tienen de desgravarse una determinada cantidad de las aportaciones realizadas, en el IRPF, algo que beneficia a aquellos ahorradores con ingresos elevados.

Inconvenientes de los Planes de Pensiones

Este tipo de productos están configurados para ayudar a sus poseedores a generar un ahorro de largo plazo para el momento de su jubilación, por lo que solo pueden rescatarse llegado el momento de la jubilación o en el caso que se den una serie de supuestos excepcionales, como un paro de larga jubilación, una enfermedad grave o una invalidez, por ejemplo.

Fondos de Inversión

En nuestra opinión, los Fondos de Inversión es la mejor manera para ahorrar a largo plazo, ya que nos permiten aprovechar las ventajas de la inversión colectiva, al igual que los Planes de Pensiones, pero no tienen ningún tipo de restricción para poder rescatar el dinero. Es decir, un ahorrador que compre hoy un Fondo de Inversión, podría rescatarlo la semana siguiente si así lo quisiera o necesitara.

La única desventaja que tienen los Fondos de Inversión con respecto a los Planes de Pensiones, es que no gozan de una ventaja fiscal, pero como hemos comentado anteriormente, esto sería algo que solo podría interesar a aquellos ahorradores con rentas elevadas.

Liquidez, capacidad de diversificación, poder aprovechar las ventajas de las economías de escala, invertir en prácticamente cualquier mercado u activo o aprovecharse de las capacidades de gestión de profesionales, son algunas de las bonanzas de los Fondos de Inversión, que están al alcance de cualquier ahorrador, independientemente de cuál sea su capacidad de ahorro.

Conclusión

Si la jubilación nos preocupa, hay que tomar medidas cuanto antes. Comenzar a planificar un ahorro de largo plazo, es algo que nos ayudará en el futuro, por lo que no deberíamos de demorarlo más en el tiempo.

Contactar con un asesor financiero que nos ayude a revisar nuestra situación económica actual, y planificar la situación económica futura, puede ayudarnos a que la jubilación, sea un problema menor en nuestro día a día.

 

 

 

 

 

¿Qué es una OPA y una OPV? ¿Qué las diferencia?

Dentro de la terminología bursátil, habrán leído o escuchado con cierta frecuencia que una empresa va a realizar una OPA o que una compañía saldrá a cotizar a bolsa mediante una OPV. Pero, ¿entienden que significan estos términos?

¿Qué es una OPA?

Son las siglas de Oferta Pública de Adquisición, y es como se denomina a una oferta que o bien una empresa o bien una persona física realiza total o parcialmente sobre las acciones de otra compañía, con la intención de comprarla en su totalidad o hacerse con la mayoría.

Recientemente, hemos vivido la OPA sobre Abertis por ejemplo.

Principalmente, una OPA se lanza para comprar y controlar otra compañía, pero hay casos en los que la OPA se realiza para hacerse con la empresa con la intención de que esta deje de cotizar en Bolsa. En este caso, se llama OPA de exclusión y lo más recomendable siempre es acudir a la misma, ya que de no hacerlo podríamos tener problemas de liquidez futuros.

¿Qué es una OPV?

Son las siglas de Oferta Pública de Venta y generalmente consiste en una operación que realiza una determinada empresa, con la intención de colocar sus acciones en Bolsa.

Podríamos distinguir dos tipos de OPV, la que realiza una empresa que no cotiza en bolsa aún en bolsa, y la de una empresa que ya cotiza en bolsa, y de la que alguno de sus accionistas principales busca deshacerse de un paquete relevante de acciones.

El proceso de una OPV, suele durar un cierto tiempo, durante el cual se produce la recepción de las órdenes de los compradores. En el caso de que el número de ordenes de compra, supere las acciones que la compañía quiere vender, se haría un prorrateo de las mismas o bien se limitaría el numero de acciones a comprar por inversor.

Recientemente, hemos vivido la OPV de Metrovacesa, por ejemplo.

 

¿Cómo ser mejor inversor? Tenga en cuenta la correlación de su cartera.

Hace poco, hemos publicado un artículo sobre la diversificación, uno de los factores más a tener en cuenta a la hora de planificar una cartera de inversiones. Sin embargo, como ya habíamos comentado, no es el único que deberíamos de tener en consideración.

Además de buscar productos o activos que nos ayuden a diversificar, hemos de tener en cuenta la correlación que estos activos tienen entre sí.

¿Qué es la correlación?

Se dice que dos activos están correlacionados, cuando tienen comportamientos muy parejos o similares.

Por ejemplo, un fondo de renta variable ligado al Ibex, y unas acciones del Banco Santander, tendrán una correlación elevada, ya que es lógico pensar que cuando sube el Ibex, también es probable que lo haga el Banco Santander, y viceversa; al igual que también tendrán mucha correlación un fondo de renta variable europea ligado a grandes índices, y un fondo de renta variable de Estados Unidos ligado al S&P 500 por ejemplo, ya que como saben, generalmente cuando se producen caídas en la bolsa americana, la bolsa europea suele verse afectada también.

Generalmente, los activos de bolsa suelen estar muy correlacionados, por lo que aunque configuremos una cartera de fondos muy diversificada, si estos son todos de renta variable, nuestra cartera estará muy correlacionada con las bolsas, por lo que cuando haya caídas fuertes en el mercado, no tendremos ningún activo que nos pueda compensar o ayudar a que esas caídas no nos afecten en exceso.

Es por ello, que a la hora de configurar la cartera, creemos que hay que tratar de incorporar productos que nos ofrezcan descorrelación, es decir, que no se comporten de una manera similar en un determinado contexto de mercado.

¿Cómo buscamos estos productos?

Es importante conocer toda la gama de productos que tenemos a nuestra disposición, ya que cuantas más posibilidades tengamos para configurar la cartera, mejor nos irá. Es por ello que es importante trabajar con Entidades Financieras que tengan una amplia oferta de producto.

Dentro de los fondos de inversión, las posibilidades no se limitan a fondos de renta variable o fondos de renta fija, si no que existen fondos de otras categorías como los mixtos, los de gestión alternativa, los sectoriales… que pueden aportarnos esa descorrelación que nuestra cartera necesita.

También es importante leer y formarse sobre inversiones, o al menos contar con un buen asesor financiero que pueda ayudarnos a determinar que productos son los más interesantes y adecuados para nuestros intereses, así como en qué momento es más adecuado tenerlos en cartera o no.

 

A mercado, por lo mejor o limitada ¿Cómo opero con acciones?

A la hora de comprar o vender acciones en cualquier plataforma o broker, suelen aparecernos tres posibles formas de comprarlas, lo que se conoce como tipo de orden, que puede ser: a mercado, por lo mejor o limitada.

En el caso de inversores novatos, es bastante normal que no se sepa distinguir con claridad cuál es la mejor manera para poner su compra o venta de acciones en el mercado, por lo que vamos a tratar de dar algo de claridad al asunto.

Orden a Mercado

En este caso, la orden de compra o venta, se lanza al mercado buscando que se cruce al mejor precio que haya en la contrapartida, con la peculiaridad de que si en el mejor precio de la contrapartida, hay menos títulos de los que queremos comprar o vender, nuestra orden se cruzaría con ese mejor precio, y seguiría con el segundo mejor precio, y así hasta que completemos nuestra orden. Es decir, en este caso, nuestra orden podría hacerse a varios precios, pero tenemos la total garantía de que se hará. 

Orden por lo Mejor

En este caso, la orden de compra o venta tiene un funcionamiento idéntico al de la orden a mercado, con la salvedad de que si en el mejor precio de la contrapartida, no hay títulos suficientes para completar nuestra orden, esta NO salta al siguiente precio, si no que se transforma en una orden limitada y se queda esperando en el precio al que se han cruzado los títulos en un primer momento, hasta que logre completarse. En este caso, podría ocurrir por tanto, que nuestra orden se hiciera de manera parcial, y que no llegásemos a comprar o vender todos nuestros títulos, aunque si operamos con valores líquidos y con volumen, no es frecuente que esto ocurra.

Orden Limitada

En este caso, nuestra orden de compra o venta, se lanza al mercado a un precio concreto, y se queda esperando en ese precio hasta que se cruce. Lo normal en el caso de una orden limitada, es que se ponga por encima del precio actual de la acción si es una orden de venta, o por debajo del precio actual del mercado si es una orden de compra, para tratar de hacer la operación a un precio más ventajoso.

¿Qué ocurriría si ponemos una orden limitada de compra por encima del precio actual de mercado, o una orden de venta por debajo del precio actual de mercado?

Pues que el sistema detectaría que hay un precio más favorable para nosotros en el mercado, por lo que transformaría nuestra orden limitada, de manera automática, en una orden a mercado.

¿Quieres ser un inversor de éxito? Diversifica tu cartera.

A la hora de planificar una buena cartera de inversión, muchos ahorradores nos preguntan cuál es el factor más a tener en cuenta según nuestra opinión.

Lo cierto es que para hacer una cartera competitiva hay que tener en cuenta muchos aspectos, ya que la cartera al fin y al cabo, tiene que cumplir una serie de objetivos y necesidades marcadas por el cliente. No obstante, si tuviéramos que señalar un aspecto “obligatorio” a la hora de hacer una cartera, sería el de la diversificación.

¿Qué es la diversificación?

Hay un famoso dicho en bolsa que dice, “no hay que poner todos los huevos en la misma cesta” y que viene a significar que no podemos invertir todo nuestro dinero en un solo producto. Este es el concepto primario que se esconde tras el concepto de diversificación.  Tratar de combinar una serie de productos para que la cartera esté lo mejor distribuida posible, lo que nos ayudará a disminuir el riesgo global de la cartera.

A la hora de diversificar, hay que tratar de hacerlo no solo por tipo de producto, si no también por zona geográfica, tipo de sector, estilo de gestión

Un activo que nos parece muy interesante de cara a poder hacer una buena diversificación de cartera, son los fondos de inversión, que nos pueden dar la posibilidad de invertir casi en cualquier producto que podamos imaginar, como renta variable (Europa, emergentes, grandes empresas, pequeñas empresas…), renta fija (deuda de gobiernos, deuda corporativa, high yield…) o gestión alternativa (market neutral, long/short…), entre otros…

Pero pongamos un ejemplo:

Es bastante común que nos reunamos con inversores a los que les gusta la renta variable, y suelen cometer el error de tener toda su inversión en acciones españolas. Esto provoca que todo su riesgo esté concentrado en renta variable española.

¿Cómo podríamos diversificar esta inversión?

Solamente con que este inversor que tiene toda su cartera en renta variable española, repartiera esta inversión en distintas zonas geográficas, como por ejemplo renta variable de Estados Unidos, renta variable Europea y algo de renta variable Asiática, estaría disminuyendo el riesgo de su inversión, mientras que sus perspectivas de rentabilidad, al seguir invertido en renta variable serían las mismas.

El hecho de que el riesgo se reduzca es muy fácil de comprender si pensamos que los mercados no siempre se comportan de la misma manera. Es decir, el mercado de referencia español, el Ibex35, no tiene por qué comportarse de la misma manera que el mercado chino o el alemán por ejemplo. De hecho, si ven el comportamiento que han tenido la bolsa alemana y la española en el último año, verán como la bolsa alemana se ha comportado mucho mejor que la española.

Así pues y como conclusión, creemos que si hay un factor que debemos de priorizar a la hora de configurar nuestra cartera de inversión, sería la diversificación sin ninguna duda, ya que es lo que nos ayudará a tener el riesgo de nuestra cartera más controlado.

¡Apúntate a nuestro próximo evento gratuito!

«Planifique su Jubilación»

El  7 de Noviembre a las 18:00h en el Auditorio de MAPFRE Calle Sor Angela de la Cruz, 6 Planta 7º