A largo plazo, los momentos de pánico suelen generar las mejores oportunidades de compra

¿Alguna vez se han preguntado cómo reaccionarían con sus inversiones si el mercado sufre un desplome del 15%?

Estamos seguros que la mayoría de inversores, venderían sus posiciones ante un momento de corrección importante en el mercado, aunque el horizonte temporal de su inversión sea a largo plazo. También estamos seguros de que muchos de ellos tardarían un tiempo en volver a recomponer su cartera.

Sin embargo, creemos que esta manera de actuar, y el tiempo nos lo ha demostrado, no es la adecuada. ¿Por qué?, pues porque a históricamente, los momentos de pánico bursátil han generado las mejores oportunidades de compra a medio y largo plazo. Además se ha demostrado también, que el tratar de buscar el «timing» del mercado haciendo entradas y salidas con frecuencia, puede tener como consecuencia el estar fuera del mercado en un momento de rebote, lo que podría suponer una perdida de eficiencia y rentabilidad muy relevante en el largo plazo.

Es decir, por norma general, se suele vender cuando el mercado corrige con fuerza, sin valorar si se está vendiendo de manera justificada o no. En nuestra opinión, hay que analizar los motivos de la corrección del mercado, y detectar si se trata de una corrección justificada y que pueda ser sinónimo de un cambio de ciclo, o si por el contrario se trata de una corrección puntual del mercado.

Cuando las correcciones son puntuales y provocadas por algún tipo de factor no económico, como por ejemplo factores puramente políticos, nuestro consejo suele ser el de tener paciencia y no dejarse llevar por el pánico. Además, en perfiles de inversión con tolerancia al riesgo y cuyo horizonte temporal sea de largo plazo, solemos ver estos movimientos como oportunidades de compra.

Otra cosa diferente sería el caso de una corrección que realmente estuviera provocada por un deterioro económico probado, y que pudiera por tanto dar pie a un cambio de ciclo. En este caso, lógicamente sí que habría que ajustar las inversiones a ese momento de mercado. Sin embargo, es preferible aprovechar repuntes puntuales para ir haciendo estos ajustes en las carteras, y no hacerlo en ningún caso cuando el miedo de los inversores está en su punto álgido. Tengan en cuenta, que incluso en fases bajistas de los mercados, suelen producirse rebotes puntuales que pueden ser aprovechados para bajar exposición en las carteras o hacer cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.